¿Es beneficioso comer comida orgánica? Además de ofrecer productos que traen beneficios para la salud al ser humano, colabora con detener significativamente daños al medio ambiente y a la tierra de cultivo.

comida orgánica

En los últimos años, consumir alimentos orgánicos ha pasado de ser una tendencia a una manera de vivir. Una auténtica toma de conciencia de hasta qué punto nuestra manera de comer influye en nuestro bienestar físico. Y no cabe duda: los alimentos orgánicos son una apuesta por la naturalidad. Un retorno a los orígenes de nuestra propia dieta, apostando por alimentos que no han sido procesados. Ingredientes, en suma, obtenidos tal y como se dan en la naturaleza sin ningún tipo de extra.

Para cuidar nuestro cuerpo no es el único motivo para consumir alimentos orgánicos. Hay otra ventaja importante de hacerlo que supone ampliar, todavía más, nuestro nivel de conciencia. Este tipo de productos son mucho más respetuosos con el medio ambiente. Y no solo porque no hayan sido tratados con ningún tipo de químico. También porque apostar por los alimentos orgánicos supone hacerlo por la agricultura ecológica y el consumo de proximidad. Dos detalles que permiten respaldar la tan necesaria sostenibilidad.

Por todo ello, hoy queremos ahondar en las ventajas de consumir comida orgánica. Unos que, lejos de modas o tendencias, son fundamentales para cuidar nuestro mundo. Un término que no solo hace alusión a lo que nos rodea sino, también, a algo más importante: nuestro propio cuerpo.

¿Qué es la comida orgánica?

Un punto de partida importante, antes de más, es saber exactamente qué son los alimentos orgánicos. Una definición que está pautada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Para este ente, se considera así a aquellos alimentos que no han sufrido intervención alguna durante su protección. Y ese término, intervención, abarca a un abanico tan amplio como que no se pueden usar ni fertilizantes ni pesticidas químicos no solo en las plantas. También en el suelo en que se cultiven.

Existen muchas teorías sobre los beneficios de consumir comida orgánica. Sin embargo, solo unos pocos argumentos están respaldados empíricamente. Y esos son, precisamente, los que planteamos en este artículo:

1. Comida orgánica: son alimentos libres de tóxicos y químicos

Consumir alimentos orgánicos certificados garantiza que no estamos ingiriendo ningún tipo de tóxico. Como decíamos, la exigencia de la FAO de no utilizar ningún tipo de producto químico hace referencia tanto a las plantas como al suelo.

La ausencia de tóxicos de los comidas orgánicas es especialmente importante para el arroz: un alimentos muy consumido y que, por su cultivo, suele estas expuesto a ellos. Un hecho que garantiza que cualquier cultivo ha crecido de manera natural, sin que la mano del hombre incida en el resultado.

2. Consumir comida orgánica elimina cualquier producto sintético de nuestra dieta

La definición de la FAO no hace referencia únicamente a las plantas. También es extensible a los alimentos orgánicos de procedencia animal. Para el ganado, también existen pautas específicas que garantizan que su carne está libre de antibióticos y hormonas de crecimiento sintéticas. 

Dos aspectos que convierten a las carnes orgánicas y productos lácteos en alimentos mucho más seguros. Eliminarlos de la dieta de los animales supone eliminarlos, a su vez, de nuestro organismo. Una manera de permitir que nuestro cuerpo no cuente con adictivos que puedan modificar sus funciones naturales. 

3. Cuentan con más nutrientes y grasas más sanas

Empecemos por los alimentos orgánicos de origen vegetal. No solo cuentan con una concentración mayor de azúcares, vitaminas, mineras e, incluso, antioxidantes. Un hecho que se respalda en que han sido cultivados en tierras más limpias y con plantas de huerto no modificadas genéticamente.

La presencia de antioxidantes es mayor en los alimentos orgánicos de origen vegetal.

🔗 12 alimentos saludables ricos en antioxidantes.

Pero vayamos a los productos de origen animal. Las ganaderías orgánicas cuentan con una estricta regulación con importantes ventajas para nuestra dieta. Los animales pasan más tiempo al aire libre, por lo que consumen pasto natural. Y no solo eso: además, al cuidar su alimentación y sus controles veterinarios, su dieta es más sana. Lejos de que pueda parecer, simplemente, una vuelta a la ganadería tradicional la repercusión de este estilo de crianza repercute directamente en nuestra alimentación. 

Hablamos de carnes y productos lácteos con un 50% más de ácidos Omega-3: un tipo de grasa no saturada, y necesaria para nuestro organismo. Y no: no incrementa las calorías de nuestra dieta. 

comida orgánica

4. Tienen mejor sabor y aroma

Al tratarse de alimentos que han sido obtenidos de manera natural, conservan todos los sabores y aromas propios. Eso sí: no esperemos que los alimentos orgánicos vegetales tengan la estética perfecta que solemos ver en los supermercados. 

5. Favorecen el comercio justo y la proximidad

Consumir comida orgánica supone, en un gran porcentaje, apoyar a pequeños productores. A aquellos que han apostado por la tierra en su estado esencial. Sin alterarla y sin valerse de productos ajenos a ella para sacar adelante sus cultivos y sus animales. Y, en el caso de productos internacionales, es una auténtica apuesta por el comercio justo. Por pagar por un producto lo que realmente vale.

comida orgánica

6. Comida orgánica: evitan dañar el entorno

Tanto la agricultura como la ganadería ecológicas permiten mejorar de manera natural el entorno. La ausencia de pesticidas, herbicidas o plaguicidas supone una mejora en la fertilidad del suelo. Pero no solo eso: el agua de esas zonas de cultivo se mantiene más limpia, gracias a que no arrastra consigo productos sintéticos ajenos a la naturaleza.

7. Comida orgánica: promueven la biodiversidad

Íntimamente ligado con el punto anterior, los alimentos orgánicos son un auténtico apoyo al planeta. La ausencia de productos químicos convierte estos espacios de cultivo en unos más respetuosos, Y no solo eso: al emplear técnicas de producción ecológicas, estos cultivos suelen contar con plantas amigas del huerto. Una manera de combatir plagas de manera biológica, atrayendo insectos beneficiosos para nuestros cultivos como arma natural para sacar adelante los frutos. 

Una apuesta de los productores que se traslada, directamente, a quienes deciden utilizar alimentos orgánicos en su dieta. 

Consumir comida orgánica es apostar por el equilibrio, la sostenibilidad y la salud. No hay mejores motivos para hacerlo🤲🏻🌱💚✨

Puedes seguirme en mis redes sociales donde publico a diario recetas, tips y motivación. También puedes contactar conmigo para cualquier duda o dejármelo en los comentarios. Estaré encantada de leerte😍

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *